Escuela Nacional Superior de Ballet

 

 

 

La Escuela Nacional Superior de Ballet
Mediante Ley N° 16556 de fecha 10 de marzo de 1967 se creó el Instituto Nacional de Ballet y el  Ballet Peruano (actualmente Escuela Nacional Superior de Ballet), y posteriormente mediante Ley N° 29630 publicada en el diario oficial El Peruano el 12 de diciembre del 2010, es incorporada dentro de los alcances de la Ley N° 23733, Ley Universitaria obteniendo de esta manera RANGO UNIVERSITARIO, el mismo que ha sido ratificado mediante la Tercera Disposición Complementaria Final de la Ley N° 30220, Ley Universitaria vigente.

Objetivos
Son objetivos de la Escuela Nacional Superior de Ballet:

  • Formar Intérpretes Profesionales de Danza Clásica.
  • Formar Profesores en Danza clásica para los diferentes niveles y modalidades del sistema educativo nacional.
  • Brindar un servicio Educativo de Calidad para el bien de la mejora educativa de la Nación.
  • Difundir y promocionar la Danza clásica y contemporánea.
  • Propiciar la Formación Artística temprana.

Modelo de Enseñanza

  • Toma como base el sistema Vagánova (Escuela Rusa).

El sistema Vagánova es una técnica de enseñanza de la danza clásica desarrollada en los años de 1917 a los años cincuenta en Leningrado en la Unión Soviética por Agripina Vagánova Jakovlevna en la Academia de Teatro Kírov, quien la tomó por el nombre de la Academia Vagánova.

El mérito de la Vagánova fue analizar en detalle y se descomponen en los elementos técnicos individuales de todos los pasos de la tradición académica, el desarrollo de un sistema de ejercicios que se caracterizan por un crescendo de dificultad técnica y la complejidad de la composición, se graduó en ocho años de estudio, organizado a fin de garantizar un estudio progresivo y sin riesgos para los estudiantes. En el plano físico, el método se desarrolla el trabajo armonioso de todas las partes del cuerpo durante las poses y movimientos, entregándole la atención a los detalles más pequeños. Desde el punto de vista psicológico, el enfoque consciente del estilo se distingue bailarín, en el auto-control constante de su cuerpo y el trabajo hecho hincapié en la cantidad de calidad y no para el año. El resultado final del estudio es tener una técnica impecable con una expresividad extraordinaria. El método es conservador, pero en constante desarrollo. En los últimos 10 años, el método Vagánova ha sufrido una renovación notable que ha llevado a la conquista de los niveles técnicos de los bailarines de ballet nunca visto antes.